Publicado el Deja un comentario

Obra gráfica de Pablo Palazuelo, creación de infinitas formas

Foto pertenenciente al álbum de fotos de la Fundación Pablo Palazuelo
Pablo Palazuelo (Fundación Pablo Palazuelo)

Pablo Palazuelo nace en Madrid el 8 de octubre de 1915. Pintor, grabador y escultor es uno de los referentes más internacionales del arte abstracto español sobre todo la segunda mitad del siglo XX. Se dedicó también a la poesía.

Como muchos otros artistas, Palazuelo no se inicia en los estudios de arte. Su caso es la arquitectura la que le lleva a hacer clases de dibujo en una academia de Madrid. Seguirá con sus estudios de arquitectura en la School of Arts and Crafts de la Universidad de Oxford.

En 1936 y  con el comienzo de la Guerra Civil española abandona sus estudios para alistarse y cumplir con el servicio militar. Una vez finalizada la guerra su dedicación por la pintura abarca a todo su tiempo.

Se decantó por las obras figurativas y tras recibir clases de pintura de Daniel Vázquez realizó sus primeras obras abstractas. Paul Klee y Mondrian serán un referente durante los siguientes años.

En 1949 es invitado a formar parte de la galería Les mains éblouies y a unirse a las exposiciones colectivas que allí se irán sucediendo.

La litografía de Palazuelo como prolongación de su creación abstracta

Para Palazuelo pintar y dibujar son la misma cosa. Estructurar y configurar espacios, además de colorear. Números, dibujo, línea, plano, espacio y color serán compañeros a lo largo de su trayectoria artística.

Litografía para DLM Pablo Palazuelo

Es a raíz de libros que lee sobre misticismo oriental y de científicos contemporáneos que empieza a realizar sus primeras reordenaciones de sus composiciones a lo que denomina “transgeometría”, o lo que es lo mismo, una concepción de la abstracción excesivamente lineal. De aquí que el artista conciba su arte como “un camino para dar salida a problemas humanos”.

Palazuelo recibirá muchos premios a lo largo de su vida entre los que cabe destacar el Premio Nacional de Artes Plásticas (1999); el Premio Kandinsky (1952); el Premio Carnegie (1958) y en 2004 fue premiado en el máximo galardón que concede el Ministerio de Cultura, el Premio Velázquez.

 “La materia es aquello a lo que no alcanza la muerte”. (Pablo Palazuelo)

Regalar un grabado o una litografía es cada vez más habitual entre los amantes del arte. Está de moda. El arte además se revaloriza con el tiempo y sigue cobrando actualidad. Un obsequio que sin duda no pasará desapercibido.

litografias.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *